31 de octubre de 2008

Puente de Barcas

Hoy; bueno mejor dicho, mañana, es una de esas fechas que se suelen recordar. Días que se quedan grabados, porque suponen un antes y un después. Días que no son ni más ni menos importantes que otros, pero que tienen algo. Más que algo, mucho.

Esta noche, el Puente de Barcas por el que pasa mi vida y yo, esperaremos juntos a que nazca un nuevo año en nuestro calendario privado. En ese almanaque en el que anotamos las sonrisas, los sustos y las preocupaciones, las miradas y las caricias. Ese almanaque en el que hay días en los que no nos da tiempo a anotar nada, y otros en los que no queremos escribir.

Esta noche Puente de Barcas y yo haremos algo especial; algo que hacemos todos los días. Echaremos nuestras mentes a soñar, para que nuestros sueños se despierten juntos, igual que nuestros cuerpos. Cuerpo y alma.

Mañana seguiremos caminando juntos.

Cuando Sevilla, nuestro cuerpo y nuestra alma despierten al unísono en nuestro nuevo año, si te apetece puedo bajar a comprar calentitos: 2 de “rueda” y 1 de “papa”. Ya sabes que a mí me gustan los de la Macarena y los de la Alfalfa; pero si acaso, me llego mejor a la calle Leiria, que tampoco están malos y tardo menos.

En fin, que estoy con el meloso subido. Y quiero que sepan ustedes, que soy feliz. Que me considero afortunado y que creo que tengo que darle gracias a Dios por ponerme enfilado hacia ese Puente.

Todo esto entre ustedes y yo. No le digan nada a ella, que me da vergüenza.

Básicamente era esto lo que me apetecía compartir con vosotros. Mi felicidad.

11 comentarios:

M. Andréu dijo...

Si yo soy capaz un día de escribirle algo así a mi Puente de Barcas, que además es de la O y a la que también le gustan los calentitos (que no los churros), ganaría muchos puntos en mi vida

De categoría, hermano.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Palquillo.
Hermano, que te voy a decir..., pues que me alegro de corazón por tí, y como no por ella, por tener a alguien como tú a su lado.
Feliz cumpleaños a los dos, sin duda os lo mereceis.
Por cierto,...¿me puedo apuntar a lo de los calentitos?, es que por aquí cuando lo menciono me mira con cara de "raro".
Un fuerte abrazo para ti y para puente de barcas.

La gata Roma dijo...

Ah bueno, si sólo era para esto…
Fuera de bromas, es tan grande lo que nos cuentas; hace poco se lo comenté a Zapateiro al hilo de otro tema en su blog. Las cosas pequeñas son las que componen las grandes, como todo lo que anotáis y no a diario. Tienes mucha suerte, pero lo mejor de todo es que sabes valorarlo y que seguramente mereces todo lo bueno que tienes.
Muchos kisses a los dos y me ha dado tremenda envidia lo de los calentitos.

costalero gruñón dijo...

En Graná, a los calentitos se les llama churros, y los de la plaza de la pescadería, muy cerquita de la Catedral son, con mucho, los mejores de la ciudad, aunque cerca de donde viviremos con la que sueño y yo, también hay un quiosquillo de los de toda la vida, en la que podré comprarle cuando se le antojen, espero ese momento con la misma felicidad de la que tú hoy nos haces partícipes, me alegro por los dos.

Un abrazo desde Granada

El Caliz de la Canina dijo...

Bonito detalle.Un puente y la unión con Sevilla llena de felicidad ........

Precioso ....

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando .....

Anónimo dijo...

Soy Híspalis. Mándame tu correo, estoy interesado en entrevistarte. Gracias y un abrazo.

pregonero_de_sevilla dijo...

Está claro que ese dicho de que "detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer" es una gran verdad.

Un saludo, amigo.

Zapateiro dijo...

Muchísimas felicidades, de corazón. Creo que no hay nada que llene más que encontrar la persona con quien compartir lo que somos y disfrutar de las pequeñas cosas que nos acercan a la felicidad.

Me alegra que seas feliz y que lo transmitas; buena señal.

Saludos para los dos.

Dama dijo...

Que bonito, un puente para unir dos orillas, una calle enamorada y un mar de calentitos.
Felicidades.
Que sigais compartiendo sueños toda la vida.
Dile de mi parte que es afortunada.

Un beso a ambos.

Carlos RM dijo...

Felicidades a los dos.

el aguaó dijo...

Detalles como este hacen grandes a las personas.

Tienes suerte de tener un Puente de Barcas que cruzar... y ella alguien que lo cruce de esa manera.

Sois muy afortunados y os felicito por ello. Enhorabuena.

Un fortísimo abrazo apara los dos y de regalo una cántara de agua para que no se os seque nunca el amor.