13 de noviembre de 2008

Orfila de viejo

Puente de Barcas dice que parezco un viejo. Por mis comentarios, por mis frases hechas, por algunas de mis costumbres. El caso es, que el otro día me lo dijo mi jefe, que me conoce hace 3 días como aquel que dice y tiene 20 años más que yo.

Me puse a pensar. Ya sabéis que cuando un servidor echa a andar la cabeza, malo.

Empecé a viajar; y viajando llegué a una mañana cualquiera, dentro de algunos cuantos lustros; en Sevilla, claro. Me veía allí, caminando por la calle José Gestoso al mismo tiempo que el sol bajaba con parsimonia los escalones del día. Estaba allí parado, en la puerta tapiada de ruina de Pérez Cuadrado. En el azulejo nada más quedaba “Pérez Cu”, sobre los ladrillos, el cartel de la inmobiliaria. Allí parado, viajé en sentido opuesto, y me vi entrando con mi madre, de la mano; nos llevamos unos cuantos de pares de calcetines de gimnasia y unas camisetillas para el invierno, de aquellas a las que no le salían bolitas.

Cuando volví al futuro, eché a andar calle abajo. Entré en la Capilla y me senté. Me senté donde me he sentado siempre, en el banco que hay entrando a la derecha, donde siendo niño recuerdo que había un confesionario.

Miré a los ojos de mi Señor dándole gracias por haber llegado a viejo. Aunque según Puente de Barcas, siempre lo he sido.

Pues tendrá razón. En el fondo, sueño con llegar a esa cumbre desde la que se ve todo. Y soñar despierto todo aquello que he vivido, y recordar. Me gustaría que el paso de los años hiciese de mí una buena persona, con recuerdos, con vivencias propias y no ajenas. Con lágrimas de Viernes Santo y sonrisas de tertulias.
Me gustaría ser un viejo así, y recogerme cuando el sol deje de pintar trazos en tus calles, Sevilla de mi alma.

14 comentarios:

orfila dijo...

Hola a todos y disculpadme. Estoy hasta arriba de trabajo.

Besos y abrazos de este viejecito.

costalero gruñón dijo...

dicen que cuando los recuerdos pesan más que las ilusiones, mala cosa, porque eso implica la cercanía del último viaje. Yo pienso que cuando los recuerdos pesen más que las ilusiones, esas ilusiones no tendrán peso porque serán antiguas, y que siempre habrá una nueva ilusión por la que tirar hacia adelante. Mi ilusión se renueva cada vez que abro la ventana y Sierra Nevada me saluda, y eso no lo podrá borrar ningún recuerdo.

Saludos desde Granada

M. Andréu dijo...

Tu Puente de Barcas te dice que estás viejo. Mi Puente de Barcas me dice que ya nací con la corbata puesta. Y que a mi madre le dijeron al nacer que había tenido "un señor mayor".

Así que, fíjate como estamos... No eres el único.

Yo sueño con pasear por el centro de la ciudad y terminar descansando las piernas en un banco de la plaza de Pilatos.

En el mismo lugar donde jugaba cuando era un niño.

¿Por qué será que volvemos siempre al lugar de origen?

Un abrazo hermano. Magnífica entrada.

Moe de Triana dijo...

No eres viejo miarma, estás cargado de experiencias...

Y los años seguirán pasando y te harán vivir muchas más cosas nuevas que aportarán a los demás muchos más motivos pa llamarte viejo.

¡Un saludasso!

Anónimo dijo...

Palquillo.
Hermano, que bueno...como esto lo lean nuestros amigos (la parejita Roldán) van a decir, !ya te lo decía yo¡, ¿lo ves?...
Que bueno...
Y yo me pregunto, ¿que hay de malo en que a uno le gusten las cosas del pasado?, me temo que opino igual que tu en muchas cosas, y en esto también...
Un fuerte abrazo desde la tierra de María Stma. de Guadalupe, que tu sabes que a esta también le tengo mucho cariño.

orfila dijo...

Gruñón, qué reflexiones más sabias.

Don Miguel, gracias por tus palabras. ¿Sabes?, todos los lunes esperaba junto a mi madre a que llegara mi padre para entrar en San Pancracio. Ahí, en esos bancos. Recuerdo que mi madre hizo amistad con una selora que tenía allí una casa: se llamaba Mercedes. ¿Ves? ya estoy como los viejos.

Moe, estoy cargao de to, menos de pelo, de to.

Hermano, anda que como nos juntemos los dos cuando lleguen esos tiempos. Cualquiera nos aguanta. Un fuerte abrazo.

pregonero_de_sevilla dijo...

Lo mío es más grave, tengo 28 años y me lo dicen ya. Debe ser que nacimos con gustos de "viejo", pero que me gustan nuestros gustos, señores...

La gata Roma dijo...

La verdad es que al leer tu entrada yo me acordé del señor Andréu, porque mi madre siempre ha dicho que Miguel nunca fue niño… vaya generación la vuestra, jajaja. Aunque aquí no se libra nadie, ya que a servidora sus amigos siempre le han dicho que es una pureta prematura.
Kisses

M. Andréu dijo...

Orfila, mi madre se llamaba Mercdes.

el aguaó dijo...

No te preocupes amigo... pues llegarás a esa cumbre y lo verás todo desde allí.

Me gustaría que el paso de los años hiciese de mí una buena persona... no te preocupes por esto. Ya lo eres.

Un fortísimo abrazo.

calleferia dijo...

Viejo?, viejo tu?...si claro, por eso sigues creyendo que los Reyes Magos vienen dos veces al año, verdad?....el 6 de Enero y tu Miércoles Santo.

Viejo tu?..

el aguaó dijo...

Feliz Navidad y Feliz Nochebuena mi querido Orfila. Que la ausencia de este mundo bloguero sea debida a tu trabajo, que fructifica en tiempos de crisis, y a nada más.

Que pases una Feliz Nochebuena y que todos tus deseos y sueños se cumplan. Así te lo desea este humilde aguao.

Un fortísimo abrazo.

Lacava dijo...

FELIZ NAVIDAD.

Dama dijo...

Feliz año nuevo, y ojalá vuelvas pronto.
Un beso.